Qué es un gestor de referencias bibliográficas

gestor de referencias bibliográficas

Llegas a un punto que tienes mucha información bibliográfica para tu trabajo de investigación. Tu hoja de cálculo o el papel arrugado al lado de la mesa no da más de sí. Te preguntas si hay algo que haga tu trabajo más ágil. Le preguntas a gente y nadie te contesta. Simplemente porque ni lo usan ni lo necesitan. Necesitas un gestor de referencias bibliográficas.

No mucho más. Será tu acompañante más fiel, si lo tratas bien, en tu trabajo de investigación.

gestor de referencias bibliográficas

gestor de referencias bibliográficas por shutterstock

Necesitas un gestor de referencias bibliográficas

Un gestor de referencias bibliográficas es una herramienta que permite gestionar las referencias bibliográficas que tienes en tu trabajo de investigación. Me atrevo a decir que de forma muy eficiente.

Para que te hagas una idea, un gestor de referencias bibliográficas, es una base de datos.

La diferencia es que está orientada a que la utilices con la bibliografía que vayas a utilizar en tus trabajos de investigación. No importa que sea una tesis doctoral, un paper o un artículo para una revista. Acabarás utilizando (o deberías) un gestor de referencias bibliográficas.

En principio no tienes que configurar nada. Más bien tienes que introducir bien los datos.

O si tienes la posibilidad de configurar bien los automatismos que pueda tener.

Muchos gestores bibliográficos, disponen de un sistema en la nube para almacenar las referencias bibliográficas. Y esto te facilita mucho la vida.

Te la facilita porque tienes apps, páginas web, o software conectado entre sí y no tienes que estar dependiendo de otras cosas como un ordenador concreto.

5 cosas que te permiten hacer los gestores de referencias bibliográficas

1.-Hacer correctamente las citaciones

Una de las cosas que tendrás que hacer en algún momento será usar estas referencias en tu trabajo de investigación. Un gestor te permite evitar errores de transcripción o errores tipográficos en las referencias bibliográficas.

También tendrás organizadas todas tus referencias bibliográficas. Las podrás utilizar también cuando las necesites. Especialmente si están en la nube.

Una de las cosas que harás también en algún momento, será hacer citación. Una citación es copiar un trozo de texto original (2-3) líneas y decir quién es el autor. Pero también está la cita, que es nombrar al autor junto con alguna indicación. Esta indicación depende de la norma u estilo (APA, Vancouver, Chicago, etc). Normalmente se suele indicar el año. Por ejemplo (Boté, 2015).

Un gestor bibliográfico, te permite hacer las citas correctamente. Además según que gestores, te permiten hacer las citaciones mientras escribes. Este sería el caso del gestor Mendeley.

Muchas veces estoy en comités científicos de congresos y veo con pena, cuántas personas citan de manera incorrecta sus fuentes. Tan sencillo, como que las hacen a mano o no les dan la importancia que tienen.

2.-Importar referencias de otro gestor.

Salvo excepciones si tienes referencias en otro gestor, te las suele permitir importar. Tienes que tener cuidado en los formatos que te permite exportar la aplicación. Lee bien la letra pequeña. También te suelen permitir Importar referencias externas de diferentes fuentes: bases de datos en línea, catálogos de bibliotecas o archivos.

3.-Citación automática de URL

En una entrada anterior ya te expliqué que apps permitían hacer citaciones de URL. Es decir, leen los metadatos de la web en cuestión, y te rellenan los campos para poder hacer la referencia adecuado. En cualquier caso, a pesar de ser una herramienta cómoda, no está demás que revises lo que estás citando. No siempre los metadatos de una web están donde tienen que estar.

4.-Conexión con otras personas

Algunos gestores bibliográficos, son prácticamente una red social. Es decir, te permiten conectar con personas, en este caso pueden ser bibliotecarios o investigadores que también tiene referencias. Este caso, yo conozco Mendeley, aunque no creo que este modelo no se extienda a otros gestores bibliográficos.

5.-Exportar tus referencias a MS-Word

Este es un punto controvertido. Y diré porqué. En un momento en qué se están reclamando que los papers y escritos sean en abierto, no veo porque hay que depender constantemente de un software privado.

Es cierto, que hay mucho editores de texto, pero los gestores tienen una alianza con Word.

Pero para hacer trabajos de investigación y documentarlos, tienes que emplear Word. Editores como OpenOffice o Google Drive no cumplen su función al 100%. Es por esto que muchos gestores bibliográficos, directamente permiten exportar a Word, olvidándose de la competencia.

Los gestores bibliográficos conocidos son

6.-Crear y rediseñar la bibliografía en numerosos formatos internacionales

Este es uno de los puntos que más me gustan. Una de las opciones que tienen los gestores bibliográficos además de todo lo que te he comentado hasta ahora, es el hecho de poder rediseñar las citaciones en muchos formatos internaciones. Es decir, que puedes pasar tu bibliografía de APA a Vancouver. De Vancouver a Harvard y así sucesivamente.

Es una opción muy interesante, porque muchas veces en congresos científicos, revistas, te exigen las citaciones de una forma u otra. Y en esto el gestor te facilita mucho la vida.

 

¿Y si necesito ayuda con mis referencias bibliográficas?

Puede pasarte que no sepas utilizar un gestor bibliográfico o que necesites que alguien revise tus citaciones. En ese caso, yo haría clic en este enlace, donde puedo hacerte una revisión de tus citaciones, o bien me escribes al formulario de contacto del blog.

Videos sobre gestores de referencias bibliográficas


¿Has utilizado algún gestor alguna vez?. Comenta debajo tu experiencia.

 

Autor: Juan-José Boté

Juanjo Boté. Te ayudo con tus trabajos de investigación académica Juanjo Boté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *