Destacado

La historia del plagio interminable

Me hago eco estos días de la notícia de que la tesis doctoral del actual Presidente Pedro Sánchez está llena de textos plagiados. Claro, esto antes de que esté en abierto, en línea y que se pueda verificar con herramientas tecnológicas habituales.

Por otro lado,  antes de entrar en detalle con este tema, un pequeño apunte. En el año 2012 y en noviembre yo también entregué mi tesis doctoral.

Por ese entonces, ya había programas antiplagio. Estamos hablando de 6 años atrás. No es tanto. Estos programas antiplagio seguramente ahora se pondrán de moda más que nunca. ¿ Realmente quiénes acusaban al Presidente Sánchez no están detrás de los intereses de compañías de software anti plagio? Es una idea.

También la acusación contra el Presidente, está ocultando en la trastienda política, de la cuál me interesa bien poco, plagios y prebendas de otros políticos del hemiciclio. Hemiciclo que por cierto, todos pagamos.

Reflexiones sobre el plagio

Según la RAE, el plagio es “copiar en lo sustancial, obras ajenas, dándolas como propias“. La verdad que si uno lee la propia definición, es vaga. ¿ Qué quiere decir en lo sustancial ? ¿ Cómo se mide el término sustancial ?

No es la primera vez que a un político del color que sea, le salpica un tema así. Sin embargo, creo que con el tema de la tesis doctoral se ha llegado un poco lejos. No digo, que no haya tesis plagiadas, que alguna habrá. 

Lo que si digo es que en las universidades hay suficientes controles, y hasta demasiados, para que esto no ocurra. La universidades están controladas desde el señor o señora que está en la puerta (no me gusta el nombre de bedel) de una facultad, hasta las cuentas bancarias del Rector de la Universidad. Y esto las personas que se dedican a la gestión en facultades y universidades a la vez que los rectores lo saben muy bien.

Si nunca nadie ha hecho una tesis doctoral, no puede saberse cuántos controles hay detrás. No sólo hay el control del director de tesis. También está el control de la Escuela de Doctorandos (hace 6 años ya existían) y  el comité de doctorandos de la propia facultad.

Por otro lado, ¿ va permitir el director, en este caso directora, de una tesis permitirse el lujo de ser desprestigiada públicamente? Tratándose de un político, personalmente creo que no. Aunque, insisto, para gustos colores.

La respuesta al plagio

A pesar que se insiste en el tema, y ahora en la propia nota, que me parece ridículo. Poco tienen en qué entretenerse los acusadores.

Ahora que la tesis está en abierto, se han puesto a analizar la tesis doctoral completa. Como resultado, resulta que no sólo no está plagiada, sino que el plagiado es el propio presidente años más tarde.

Si sigues en twitter el este hilo de @pepvivesBIB, verás todo el argumentario que da.

[FIL] Qui ha plagiat a @sanchezcastejon? Fins on he pogut verificar (amb els mitjans a la mà de la majoria dels mortals) no trobo cap indici de plagi en la tesi del president del Govern espanyol. Sí, alguna sorpresa… ⬇️— Josep Vives 🎗 #biblioteques #biblioteca (@pepvivesBIB) September 15, 2018

Soluciones al plagio

Para evitar el plagio, hay muchas soluciones. La primera dejarte asesorar. Si no te han enseñado bien el uso ético de la información, corres el riesgo de que todo se vaya al garete. Segundo aprende a citar. Aprender a citar es algo propio de bibliotecarios, es uno de sus campos de investigación. Sin embargo, no todos los profesores de otros campos saben citar correctamente o tiene dudas. Al fin y al cabo es normal.

Si ya has acabado tu trabajo y no te apetece arreglar las citas o es mucho trabajo para tí, siempre puedes pedir ayuda profesional.