La historia del doctorando que no utilizaba un gestor de referencias bibliográficas

Pedro, era un estudiante de química. Tenía en su mente hacer una tesis doctoral en la especialidad de química orgánica. Para ello, tenía que desarrollar una serie de pasos previos a la tesis como era una revisión de la literatura.

Así que una vez habló con su futuro director de tesis, decidió que era hora de tener una estrategia para buscar información. La normal en cualquier persona que busca información. Diseñar un conjunto de palabras claves, unas frases de búsqueda, recolectar unos cuántos sitios para buscar, amén de ir al catálogo online de la biblioteca de su facultad.

Pedro, había recolectado mucha información. Su método, aunque un poco bruto había consistido en copiar información en un documento de Google Docs e ir haciendo resúmenes de lo que estaba haciendo.

Una vez había hecho los resúmenes, decidió empezar a escribir su parte de revisión de la literatura. Escribía y escribía sin parar.

Una vez tuvo terminado su escrito, se dispuso a entregar la copia a su director de tesis. Cómo era muy hacha, Pedro decidió antes de nada borrar todo el documento de Google Docs que tenía. Total, era un sobrado.

Su director, que era una persona muy meticulosa, le pidió a Pedro, cuáles eran sus fuentes de información, para realizar semejante escrito.

Pedro, se encogió de hombros, pero con su gallardía habitual, le dijo: He leído cosas en internet, varios artículos del catálogo y varios vídeos.

Su director, ni corto ni perezoso, le dijo: Sí, ¿pero cuáles son tus fuentes? Necesitas tener referenciadas y citadas tus fuentes. Sino, entre otras cosas te pueden acusar de plagio, además de que el documento no te lo van a admitir en ningún sitio. Necesitas utilizar un gestor de referencias bibliográficas. Y lo necesitas en el formato APA.

Pedro, tenía entonces un grave problema. Por un lado había eliminado su flamante documento. Y a pesar de haber referenciado algunas cosas en su vida académica, no tenía ni idea de ni de qué era una gestor de referencias bibliográfico, ni de hacer referencias en APA.

El gestor de referencias bibliográfico

Pues su única solución era utilizar un gestor de referencias cómo este. Sólo así saldría del paso. Además tenía que recuperar todos los documentos que había leído.

Las opciones que tenía Pedro eran las siguientes:

  1. Volver a empezar
  2. Mirar en sus historial del navegador a ver que podía encontrar
  3. Aprender a utilizar un gestor de bibliografias como Zotero
  4. Aprender a realizar citaciones correctamente.
  5. Entender que era el plagio ya que había copiado algunas cosas.

Zotero como gestor de referencias

Hay muchos gestores de referencias. Aparentemente cuando hablamos de gestores nos vienen a la mente  un par. O bien Zotero o bien Mendeley. Ambos tienen sus fortalezas y debilidades.

Zotero te permite almacenar tus referencias bibliográficas en la nube y te permite tenerlas online. Además, no sólo te servirán como recordatorio de tus fuentes de información. También te servirá para después realizar tus citas en el formato que necesites.

En este video te explico como puedes emplear Zotero para gestionar tus referencias bibliográficas.